(Memorandum G.J. Hyland -de feb.2000 antes de existir los móviles-)

Después de más de 15 años de experiencia en el terreno de la electrosensibilidad,
queremos haceros llegar el siguiente comentario.

a) La persona que sufre molestias físicas a partir de determinada potencia (esto es
variable lógicamenter) no necesita ningún estudio científico para salir huyendo de lo
que le molesta, no utilizar dispositivos inalámbricos o adoptar medidas de protección.

Seguimos viendo que a estas personas se les considera que tienen un problema más
psicológico que físico,

Dice el profesor G. J. Hyland en su “Memorandum”:
Los casos de efectos adversos para la salud en el caso de animales es
particularmente significativo, puesto que indica que los efectos son reales y
no psicosomáticos – como a menudo mantienen aquellos que afirman que la
radiación de la intensidad en cuestión es inofensiva.

Es decir: “…los efectos son reales y no psicosomáticos

b) La persona que no siente molestias físicas en presencia de las ondas, sólo puede
tomar conocimiento objetivo, racional y científico, lo que motiva muchísimo menos a
no usar los dispositivos inalámbricos, alejarse de las fuentes de radiación o tomar
medidas de protección, siempre costosas.

Por ello, siempre es muy positivo comprender a cada persona según su caso.

Para quienes guste la lectura, se adjunta el “Memorandum” traducido al español (23
páginas) Es del año 2000 ¡Imaginad con lo que hay ahora, que no existía en ese año!